La Terrible Experiencia del Empresario que no Registró su Marca

Luego de trabajar durante 15 años en el sector bancario, Andrés Buendía renunció. Invirtió todos sus ahorros en su gran pasión: El Pan. Viajó a Francia y Bélgica para aprender a hacer los mejores horneados y al cabo de unos meses instaló Panadería Lyon. Para ahorrarse unos pesos, Buendía prefirió dejar el registro de su marca para mas adelante. El negocio fue explosivo. Todos en la ciudad hablaban de Panadería Lyon y Buendía y su familia estaban felices.

Hasta que un día, Buendía recibió la carta de un abogado que le comunicaba que ya no podía seguir usando la marca Panadería Lyon ya que estaba registrada a nombre de otra persona y que si no dejaba de utilizarla, iba a ser demandado por infracción a la Ley de Propiedad Industrial. Buendía consultó y efectivamente, la marca estaba inscrita a nombre de un tal Mr. Neverlose, quien pronto instaló la nueva Panadería Lyon en otro sector. Tristemente, todos los días, Buendía miraba como el negocio de Neverlose se llenaba con sus ex-clientes que, confundidos, creían estar comprando el verdadero y original pan de Panadería Lyon.

A través de esta breve historia hemos querido contarte lo catastrófico que ha sido para muchos chilenos, el no tener inscrita su marca. Han perdido todo el posicionamiento de sus negocios, logrado con mucho esfuerzo. Por cierto ésta es una historia ficticia. Ni Buendía, ni Neverlose existen. Pero nos han servido para graficar porqué es tan importante registrar tu marca. No pierdas ni un minuto.

Registrar mi Marca Ahora

Déjanos tu comentario

Leave A Response

* Denotes Required Field