Conoce cómo el Emprendedor Jaime Salas Evitó el Desastre

fb_evitardesastre2

Luego de trabajar durante años como administrativo en un supermercado, Jaime Salas se independizó y creó su negocio de proveedor mayorista de alimentos, con un capital bajo. Un amigo le comentó que era más seguro operar su nuevo negocio a través de una empresa. Pero para ahorrar los gastos de constituir una sociedad, dejó todo a su nombre.

Jaime ganó varios contratos de suministro y el negocio iba muy bien hasta que un día, en una camioneta inscrita a su nombre, uno de sus conductores chocó con un estanque de agua de una sanitaria que provocó daños por $200 millones. El seguro sólo cubría 50. Como la camioneta estaba inscrita a nombre de Jaime, la sanitaria le embargó su casa.

Afortunadamente todo era un mal sueño. Jaime despertó y recordó que había constituido su sociedad de manera correcta. Con ello había limitado su responsabilidad personal por deudas de la sociedad hasta el monto de su aporte de capital. Y como la camioneta estaba a inscrita a nombre de la sociedad, los bienes personales de Jaime no iban a poder ser embargados. Pronto se levantó y fue aliviado a re-comenzar.

A través de esta breve historia hemos querido contarte lo catastrófico que ha sido para muchos chilenos el no operar su negocio con una sociedad. Por cierto ésta es una historia ficticia y Jaime Salas no existe. Pero nos ha servido para graficar porqué es tan importante constituir una sociedad. No pierdas ni un minuto.

 

Comenzar Ahora

Escríbenos y te responderemos a la brevedad:

Déjanos tu comentario

Leave A Response

* Denotes Required Field